La importancia de invertir en activos reales, y cómo se fijan los costes a partir del precio (#5 Serie “Winter is coming, el efecto del banco de hierro”)

Blog-9---Cubierta

Sintonía del podcast cortesía de Stormy Mondays (canción "Días mejores"). La redacción de la entrada del blog ha sido realizado por Ángel García Cuevas, autor del proyecto value4all.

Jeremy Grantham, agitando los fantasmas de una nueva burbuja financiera

"The long, long bull market since 2009 has finally matured into a fully-fledged epic bubble. (...) for the majority of investors today, this could very well be the most important event of your investing lives"

(Extraído de “Waiting for the last dance”, artículo completo aquí)

Activos reales:

Un activo es un recurso con valor económico (generalmente medido en unidades monetarias) que un individuo, corporación o país posee o controla con la expectativa de que proporcionará un beneficio futuro. En definitiva, un activo es todo artículo canjeable por efectivo. Los activos se compran o crean para aumentar el valor de una empresa o beneficiar sus operaciones. Se clasifican en financieros o reales.

  • Los activos financieros son una propiedad líquida cuyo valor se deriva de un derecho contractual o una reclamación de propiedad. Acciones, bonos, fondos mutuos, depósitos bancarios, cuentas de inversión y buen dinero en efectivo son ejemplos de activos financieros. Pueden tener una forma física, como un billete de un dólar o un certificado de fianza, o no ser físicas, como una cuenta del mercado monetario o un fondo mutuo.
  • Los activos reales son activos físicos que tienen un valor intrínseco por su sustancia y propiedades o intangibles. Los activos reales incluyen metales preciosos, materias primas, bienes raíces, tierras, equipos y recursos naturales. Son apropiados para su inclusión en la mayoría de las carteras diversificadas debido a su correlación relativamente baja con activos financieros, como acciones y bonos. Además, tienden a ser más estables, pero menos líquidos que los activos financieros. Los activos intangibles son propiedades valiosas que no son de naturaleza física. Dichos activos incluyen patentes, derechos de autor, reconocimiento de marca, marcas comerciales y propiedad intelectual.

¿Cuál es la relevancia de los activos reales? En los tiempos actuales cobra importancia debido a que las divisas de los países no están respaldadas por activos reales, como sí ocurría cuando existía el patrón oro. Esto provoca que las divisas estén condenadas a la continua depreciación.

A los gobiernos, por un lado, les interesa presionar para que su divisa se devalúe para así reducir el poder adquisitivo de sus respectivas deudas como vimos en el episodio anterior. Pero, por otro, también les interesa para confiscar la riqueza de los ahorradores, a través de un mecanismo distinto a los impopulares impuestos, es decir, la inflación, de la que ya hablamos aquí. Dándole a la máquina de imprimir dinero, los gobiernos inundan de liquidez los mercados mediante el banco central que controlan, castigando con ello el valor de los ahorros de los ciudadanos. A continuación, se puede observar la pérdida del poder adquisitivo que ha venido sufriendo la que, hoy, es la divisa más importante del mundo, el dólar estadounidense, desde 1913, año en el que se fundó la Fed, es decir, el banco central de la nación.

Blog 24 figPérdida del poder adquisitivo del dólar. Fuente: BLS CPI Data.

 

Aplicación a la inversión:

Históricamente, los activos reales han mostrado una mayor capacidad para cubrir la inflación que los mercados más amplios de renta variable y renta fija. Los activos reales generalmente han ofrecido rendimientos más sólidos durante los períodos en que la inflación está aumentando.

En general, la inflación aumenta a medida que se acelera la actividad económica. Esto se debe a que el mayor nivel de actividad de las empresas y la bajada del desempleo desembocan en un incremento de la demanda de bienes y servicios, lo que tira al alza el nivel general de precios. En un entorno como este, los precios de las materias primas tienden a subir junto con la inflación, ya que la mayor demanda de bienes supone un aumento de la demanda de los recursos productivos necesarios para su producción.

Por su parte, la infraestructura y los bienes raíces también tienden a tener una correlación positiva con la inflación. Cuando aumentan los precios de los bienes y los costos laborales, también aumentan los costos de reposición de este tipo de activos. Además, muchos activos de infraestructura tienen un vínculo directo con medidas de inflación como el Índice de Precios de Consumo (IPC) en sus contratos o concesiones.

Hay inversiones en activos reales que ofrecen un rendimiento estable respaldado por flujos de efectivo, protegidos por contratos firmados a largo plazo, que resultan especialmente atractivas. Estas inversiones se apoyan en el pago por uso de estos activos, lo que proporciona un flujo de ingresos sólido y constante. La infraestructura y los bienes raíces ejemplifican este tipo de activos reales que generan ingresos.

Además, estos flujos de ingresos constantes pueden ayudar a amortiguar los rendimientos totales en épocas de volatilidad, lo que podría proporcionar una gestión adicional del riesgo a la baja. Hacer hincapié en las empresas más maduras dentro de la infraestructura y el sector inmobiliario con menos expectativas de crecimiento permite un flujo de caja estable y puede resultar en un flujo de retorno menos volátil.

Por su parte, las materias primas dependen únicamente de la apreciación del capital y no ofrecen ninguna otra componente de ingresos.

Estas fuentes de ingresos alternativas también pueden resultar particularmente ventajosas para los inversores en entornos de tipos de interés bajos donde las opciones de rendimiento más tradicionales están ancladas en tipos más bajos, como hemos visto a nivel mundial durante los últimos años.

En definitiva, históricamente, los activos reales que producen ingresos han proporcionado un rendimiento total competitivo y efectos de cobertura de inflación positivos, con correlaciones más bajas con acciones y bonos más tradicionales. Estas clases de activos también han proporcionado rendimientos convincentes, ayudando a los inversores a diversificar sus fuentes de ingresos. Los beneficios adicionales para los inversores incluyen un rendimiento total mejorado y un rendimiento amortiguado durante períodos volátiles. Por estas razones, los activos que generan ingresos deben ser una parte importante de una cartera equilibrada.

La fijación de precios y costes:

El precio es la cantidad monetaria necesaria para adquirir un bien o un servicio. Para que se produzca una transacción el precio tiene que ser aceptado por los compradores y vendedores. Por ello, el precio es un indicador del equilibrio entre consumidores y ahorradores cuando compran y venden bienes o servicios.

Este precio de mercado de un activo o servicio está determinado por las fuerzas de la oferta y la demanda. En el caso de que la oferta de un activo aumente/disminuya, mientras su demanda se mantiene constante, su precio de mercado cae/sube. En cambio, si la demanda de dicho activo aumenta/disminuye, al tiempo que su oferta es estable, su precio de mercado sube/cae.

Se define como coste o costo al valor que se da a un consumo de factores de producción dentro de la realización de un bien o un servicio como actividad económica. Dentro de él, se incluyen, entre otros:

  • el pago a trabajadores,
  • gastos derivados de la actividad económica como servicios de marketing
  • la compra de mercaderías
  • la energía utilizada.

Una correcta contabilización de costes es básica a la hora de establecer proyectos empresariales y su viabilidad futura. Por ello, hablar de costes o costos es sinónimo a hablar de esfuerzos por parte de sociedades a la hora de acometer proyectos que persiguen un objetivo económico.

Según la escuela austríaca, son los precios de mercado los que determinan los costes. En sus clases, el profesor Huerta de Soto comenta que los seres humanos tienen una serie de escalas valorativas subjetivas, en relación con los bienes, y, en función de éstas, se fija un precio de mercado.

En consecuencia, los empresarios estiman cuál será el precio de mercado, resultado de las mencionadas escalas valorativas, que se fijará mañana en el mercado. En función de eso, hoy deciden comprar factores de producción, incurriendo en costes, para producir los bienes, siempre pensando que dichos costes serán inferiores al precio de mercado.

Por lo tanto, son los precios estimados a priori por los empresarios, los que determinan los costes. Es como poner una zanahoria delante del burro, los costes son el burro y la zanahoria los precios, luego los costes siguen a los precios. Por lo tanto, los empresarios a veces aciertan, incurriendo en beneficios empresariales, pero otras se equivocan, sufriendo pérdidas.

Existe un continuo cambio del coste marginal del productor final, pues dicho coste depende de la cantidad de demanda en relación con lo que produce. Por ejemplo, si existe una demanda de 100 millones de toneladas de arroz diarias, y el último kilo de arroz que se produce cuesta producirlo 50 céntimos, el precio de mercado será de 50 céntimos, por lo tanto, producirán arroz aquellos que sean capaces de hacerlo con un coste inferior a los 50 céntimos.

No obstante, si la demanda de arroz se reduce a 50 millones de toneladas, su precio marginal también queda reducido, pues si el productor marginal que produce el último kilo de esos 50 millones de toneladas lo hace a 30 céntimos/kilo, el precio de mercado será de 30 céntimos el kilo, y producirán nuevamente aquellos capaces de hacerlo por menos que esa cantidad.

Por último, es obvio que si no hay demanda el coste será de 0 y no habrá productores. Como conclusión, es preciso que el inversor tenga en cuenta el orden correcto: en primer lugar, hay que calcular la demanda, para, después, calcular el coste necesario en el que hay que incurrir para ser capaz de satisfacer esa demanda.

Key Takeaways (KTs):

KT1 – Desde el punto de vista de la EA, la fijación de los precios no se realiza a partir de los costes, sino que éstos se fijan a partir de los precios.

KT2 –  Además de invertir en activos financieros, se debe destinar una parte de los ahorros a la inversión en activos reales.

KT3 – Esta inversión en activos reales se puede hacer de manera directa o través de acciones de empresas que tengan un subyacente de activos reales.

 




Este trabajo se ha desarrollado bajo la licencia Creative Commons reconocimiento-no comercial-sin obra derivada.


 

Notas:

entrada blog nota

El proyecto value4all es un proyecto divulgativo sin ánimo de lucro. No somos una gestora ni comercializadora de acciones y/o fondos, ni aceptamos publicidad de comercializadoras para preservar la independencia del proyecto.

Los fondos que deposites en renta variable (acciones) no están garantizados. El capital invertido queda por lo tanto sujeto a las subidas y bajadas del mercado. Debes por lo tanto considerar la inversión en Bolsa como un vehículo adecuado para tus ahorros en el largo plazo, esto es, el destino del ahorro que estás seguro de no necesitar en un horizonte de 8-10 años. En caso contrario, el riesgo de que acabes teniendo menos dinero del depositado es muy alto.

Don't tread on me #1: Libertad o igualdad, de Dani...
Pienso luego Invierto #2: Gamestop, posiciones cor...

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Invitado
Viernes, 30 Julio 2021

Imagen Captcha

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://www.value4all.es/