Para minimizar los riesgos: diversificar

Blog-7---cubierta

Definición de riesgo:

Toda cartera o portfolio de inversión tiene riesgo. Algunas pueden tener más y otras menos, en función del tipo de empresas escogidas y la estrategia llevada a cabo. Pero existe un riesgo inherente por el mero hecho de invertir, que se denomina riesgo sistemático. Afecta a todo un determinado mercado y es muy difícil de controlar puesto que se deben a causas como guerras, recesiones, etc.

Pero, por otro lado, existe otro tipo de riesgo que sí resulta controlable y se denomina riesgo no sistemático. Es específico de cada empresa, industria, mercado, economía o país. Este tipo de riesgo se puede reducir drásticamente y esto se consigue mediante un concepto denominado diversificación.

Como se puede observar en la siguiente figura, el riesgo total se reduce en una cuantía considerable con el aumento del número de títulos o acciones de distintas compañías, lo cual resulta muy interesante para un inversor particular que siga una estrategia buy & hold.

Blog 7 fig

Evolución del riesgo sistemático y no sistemático en función del número de títulos distintos. Fuente: elaboración propia.

Tipos de diversificación:

La diversificación es fundamental para asegurar la tranquilidad psicológica y emocional del inversor ya que nos permite obtener buenas rentabilidades reduciendo el riesgo al que estaría expuesta nuestra cartera si no estuviera diversificada. Para ello, se deben buscar activos para la cartera que no tengan porqué comportarse de la misma manera. Es decir, que no todos los activos bajen su cotización a la vez, por ejemplo. ¿Por qué? Porque en caso de una caída, si todos los activos se comportan igual, las pérdidas serán más pronunciadas aún. La idea detrás del concepto de diversificación es que, en el caso de que haya una caída en el precio de una empresa de la cartera, el crecimiento de otra mengüe dicha caída y las pérdidas sean de menor cuantía o, incluso, no existan. Ahora bien, la conclusión que se debe sacar de esto no es que, a la hora de hacer la cartera, para reducir el riesgo uno se ponga a invertir en todas las empresas que se le ocurran. Esto no resulta favorable ya que acarreará más riesgo a nuestra cartera. En cambio, la conclusión que se debe sacar es la de invertir en un número determinado de empresas que conozcamos bien y podamos garantizar que son de calidad. Existen varias maneras de diversificar, las cuales se pueden llevar a cabo conjuntamente. Éstas son:

Diversificación por sectores o industrias

La idea detrás de este concepto es la de repartir los valores que componen nuestra cartera de inversión en empresas pertenecientes a distintos sectores. Este hecho se asienta sobre la base de la dificultad de prever la rentabilidad y volatilidad de un cierto sector en el futuro. Para reducir el riesgo es necesario invertir en empresas de diferentes sectores.

El objetivo por tanto no es seleccionar el sector que más rentable va a ser en el futuro puesto que esto resulta imposible. Por el contrario, para no estar plenamente expuestos a los problemas temporales que puedan presentarse en una industria, se invierte en varias de ellas a la vez. De la misma manera, uno no tiene por qué invertir la misma cantidad de dinero en los todos los sectores, sino que reflexionar acerca de cuáles le resultan más prometedores, por su estabilidad, para invertir más en ellos.

Al igual que se explicó cuando se habló del riesgo, esto no significa que uno deba invertir en todas las industrias de la economía ya que esto sólo se vería acompañado de más riesgo. Uno debe invertir sólo en aquellos sectores de los que posea un buen conocimiento y crea que tengan mejores expectativas de futuro. Como dice Gregorio Hernández Jiménez libro “Cómo invertir en Bolsa a largo plazo partiendo de cero”:

Nuestra estrategia de inversión se basa en el concepto de que el conjunto de la economía está en expansión, con los lógicos y normales altibajos que tiene la vida. Por tanto, nuestra cartera de valores debe ser una buena representación de ese conjunto de la economía. No buscamos encontrar la empresa que más subirá en los próximos meses, sino que nuestra cartera de valores sea una buena representación del conjunto de la economía, y que se mueva en el sentido que lo haga esta.

Diversificación por empresas

En parte, la diversificación por empresas es una consecuencia de la diversificación por sectores. Esto se debe a que, debido a que nuestra estrategia se basa en comprar acciones de determinadas empresas, una vez elegidas las diferentes industrias en las que se vaya a invertir, entonces, las empresas elegidas ya harán que nuestra cartera este, en cierto modo, diversificada.

Aun así, esto no es del todo cierto ya que la diversificación por empresas trata, sobre todo, en invertir en diferentes empresas dentro de un mismo sector o industria, tras realizar un análisis de tipo fundamental. Pero al igual que ocurre en la diversificación por sectores, no resulta interesante invertir en todas las compañías que compongan la industria. Lo ideal es que el inversor decida llevar a cabo la inversión en empresas que haya analizado y, por tanto, conozca.

Diversificación temporal

El concepto de diversificación temporal nace para combatir el problema asociado a la inversión en momentos desafortunados. Como se ha resaltado en el blog las situaciones de máximos de cotización y las de crisis o crack en el mercado nos hacen ver cuáles son los malos y buenos para comprar con una visión de largo plazo. Evidentemente, lo ideal para un inversor a largo plazo es realizar sus diferentes compras a lo largo de una caída del mercado (de hecho, los cracks bursátiles suponen las mayores rentabilidades para el inversor a largo plazo), aprovechándose así de esta situación.

Para hacer frente a este problema, la diversificación temporal nos propone una sencilla solución: no realizar todas las compras a la vez. Existen varias formas de hacerlo. Por un lado, uno puede ir realizando compras progresivamente tras un periodo determinado de tiempo, elegido por el inversor. Por ejemplo, invertir una vez al mes. Por otro lado, aquel inversor que posea más tiempo y conocimientos podrá llevar a cabo las compras en intervalos de tiempo que vayan variando en función de la situación del mercado.

Existe una contrapartida por hacer uso de la diversificación temporal. Esta es que el inversor debe renunciar a encontrar el momento ideal para invertir. Por eso es importante el concepto de “precio medio”, que es el precio promediado de las acciones de una empresa que se han comprado en diferentes momentos. Por ello, hacer uso de la diversificación temporal significa ser prudentes, renunciando a la búsqueda de momentos ideales para invertir, pero evitando posibles disgustos.

Diversificación geográfica

Existe un cuarto tipo de diversificación que tiene en cuenta la localización de la actividad de la empresa. Aunque la situación del mundo actual es de globalización, resulta importante que el futuro de nuestra cartera no dependa exclusivamente de un país. Se habla así de diversificación geográfica. Aun así, el inversor debe saber diferenciar entre dónde tiene su sede la empresa a analizar y dónde opera en cada uno de sus negocios. Como dice Gregorio Hernández Jiménez:

Se puede invertir en la Bolsa de un único país y estar más diversificado geográficamente que estando invertido en tres Bolsas distintas, si en el primer caso se eligen empresas muy internacionalizadas y en el segundo sólo empresas locales.

Aun así, la idea detrás de la diversificación geográfica es la de estar invertido en varios países a la vez puesto que, en el largo plazo, uno nunca sabe cuál es el futuro al que deparará a cada país.

Key Takeaways (KTs):

KT1 –  toda inversión tiene riesgo, pero hay una parte del mismo que se puede reducir. La manera de enfrentarse al riesgo es la diversificación en la cartera de inversión.

KT2 – la diversificación por sectores consiste en invertir en varias industrias a la vez, en las que tengamos conocimiento y que tengan buenas perspectivas de futuro. Y dentro de cada industria, invertir en más de una empresa.

KT3 – como recomendación, recomendamos no exponer la cartera a más de un 15% en la misma industria, y no más de un 5% en una misma empresa.

KT4 – la diversificación temporal consiste en buscar a lo largo del año buenos momentos para entrar en cada empresa, a sabiendas de que el momento óptimo no existe.

KT5 – para reducir los riesgos a los que está expuesto un país es recomendable invertir en diversos países y regiones.

 Sintonía del podcast cortesía de Stormy Mondays (canción "Días mejores").





 La redacción de la entrada del blog ha sido realizado por Nicolás Aldama, autor del proyecto value4all.

Este trabajo se ha desarrollado bajo la licencia Creative Commons reconocimiento-no comercial-sin obra derivada.


 

Notas:

entrada blog nota

El proyecto value4all es un proyecto divulgativo sin ánimo de lucro. No somos una gestora ni comercializadora de acciones y/o fondos, ni aceptamos publicidad de comercializadoras para preservar la independencia del proyecto.

Los fondos que deposites en renta variable (acciones) no están garantizados. El capital invertido queda por lo tanto sujeto a las subidas y bajadas del mercado. Debes por lo tanto considerar la inversión en Bolsa como un vehículo adecuado para tus ahorros en el largo plazo, esto es, el destino del ahorro que estás seguro de no necesitar en un horizonte de 8-10 años. En caso contrario, el riesgo de que acabes teniendo menos dinero del depositado es muy alto.

Clasificación de Morningstar en súper sectores, se...
Cracks del mercado, cisnes negros y B&H

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 30 Noviembre 2020

Imagen Captcha

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to http://www.value4all.es/